octubre 15, 2006

UNA REFLEXION EN EL CAMINO


No es fácil hablar de uno mismo y menos hacer un post en un Blog público como lo es Cántaro-Roto. Me siento cansado de tantas tetas, paras, corrupcion, violencia y la diaria frivolidad de los medios.

Hoy, como todos los domingos, aunque ya tarde, salí a trotar, y como de costumbre, saqué mi celular con radio FM para escuchar música relajante mientras troto por la Avenida-Parque.

En este día ocurrieron dos hechos relevantes que voy a comentar. En el tramo de regreso, de mi recorrido habitual, subiendo uno de los puentes, también como de costumbre, estaba el señor con lepra que barre el puente para recibir alguna monedas de los transeuntes. Al pasar junto a él, observé que un joven transeunte lo saludaba y le daba la mano con afecto, al tiempo que depositaba en su mano algún billete. Pasé junto al joven policia y me volví a mirar la escena de altruismo y caridad efectiva, y entonces alcé la mano con el dedo pulgar hacia arriba y miré al joven y aprobé su bella acción. Me sentí algo más reconfortado con la vida.

El otro hecho fue muy desagradale. Faltando como un tercio del tramo de regreso, y miemtras cavilaba en mis problemas y en la tanda de jercicios con que suelo terminar, un ladrón se me acercó por detrás y me arrebató de la cintura el teléfono celular con que escuchaba mi música. Cuando quise reaccionar, ya estaba montándose en la moto del cómplice y huía veloz del sitio.

De nada valieron los gritos de ayuda y de "cojánlos que me raboron". Tampoco los madrazos que proferí. Nadie se movió. Como a los tres minutos se hizo presente una patrulla de la policia que pasaba por allí. Les di las pocas señas que pude recordar y salieron en la persecusión...

En verdad, hacia rato que no sentía esa sensación o sentimiemnto de impotencia y de rabia de ser robado. Lo que más duele es la indiferencia. Rumiando mi rabia no terminé el recorrido que me faltaba y llegué rapido a la casa a llamar a COMCEL para notificar el robo y bloquear el número y la tarjeta.

1 comentario:

VICTORIA REGIA dijo...

oye que notaaaaa...con dias como esos uno puede morir en paz porque terminó empatado, 1-1...una buena y una mala...jijijiji
No mentiras, pero pues ya que...